Cuando llega el buen tiempo, apetece tener sexo

Los Carnavales acaban de llegar a su fin, y en poco tiempo llegará el comienzo de la nueva estación, la primavera. Ya sabéis lo que se suele decir: “la primavera en Sevilla es una maravilla”, y “la primavera la sangre altera”. Tras pasar toda mi vida en Sevilla, os puedo asegurar que las dos frases son ciertas, y que no hay nada mejor que estar alterado en plena capital andaluza.

En Andalucía, cuando llega el buen tiempo, a todo el mundo le apetece tener sexo. Y lo mejor de todo es, que en esta ciudad, se puede hacer realidad ese deseo de muchas maneras y en muchos lugares. Empiezan los universitarios con sus fiestas de primavera, que a veces son un auténtico desfase en lo que se refiere a sexo y alcohol, al parecer viéndose venir la época de recato que llegará pronto con la Semana Santa; y a esta gente poco le importa si son unos exhibicionistas o no, buscan los lugares que mejor les viene y ahí se lanzan al desmadre todo lo que pueden.

Las orillas del río Guadalquivir empiezan a llenarse de gente, mayormente jóvenes aunque puede encontrarse de todo, que quiere disfrutar del aire libre y del buen tiempo, y entonces las señales de cariño, y quizá de algo más, se hacen evidentes. Las parejas se tumban por doquier y empiezan a besarse sin importarles que haya gente delante, y los que no lo son, pronto se buscan a alguien para hacer lo propio.

También los parques, vacíos durante el invierno en cuanto empezaba a caer el sol, vuelven a llenarse de familias que desean disfrutar del sol, ahora que todavía es benévolo y no abrasa cuando está en su cenit. Y después, cuando llega la noche y se van, son las parejas las que abandonan las riberas del río y se asientan en ellos, aún disfrutando de la tierra caliente y de una temperatura óptima para estar al raso, y con muchas ganas aún de permanecer al aire libre para dar rienda suelta entre la oscuridad a sus ganas de sexo.

Claro que también empieza la época de las grandes fiestas multitudinarias al aire libre, los conciertos de música clásica o moderna, y los cines que empiezan a programar sesiones para horas más tardías, esperando a un público al  que no le importa trasnochar algo más y buscar diversiones en las horas nocturnas. También estos lugares son perfectos para el sexo, y a ver quién puede decir que nunca ha tenido un rollo loco de una noche cuando en su juventud ha asistido a alguno de estos eventos.

La época del romance y la pasión en Sevilla esta a la vuelta de la esquina, amigos, en todas las vertientes que se os puedan ocurrir. ¿Os la vais a perder? Si todavía tenéis dudas, no dejéis de mirar este vídeo:

Museos de Carmona

museo

El Museo de Carmona nació en el año mil novecientos noventa y seis cuando el Municipio contestó a una extensa demanda por parte de los ciudadanos con la adquisición de una sede adecuada y acorde a los tiempos, la casa-palacio del Marqués de las Torres, ubicada en el núcleo monumental del casco amurallado.

El recorrido por las salas prosigue un circuito cronológico, la primera contiene los restos paleolíticos más viejos localizados en el término municipal. La Edad de los Metales (Sala dos) es para Carmona la inauguración de la población para el casco urbano, La etapa tartéslca ha proporcionado las piezas más espectaculares del Museo, El conjunto de Saltillo está formado por múltiples tinajas decoradas con escenas y también iconografías orientales que son, indudablemente, las mejores preservadas de toda Andalucía, En las Salas cuatro, cinco Y seis se muestra la Carmona turdetana, con la recreación a escala natural de una residencia tal y como se Interpreta desde las excavaciones.

Este Museo se ha concebido conforme con la idea de que el genuino museo es la urbe, sus calles, sus plazas y sus paisajes. Con la exposición se procura orientar al visitante en sus recorridos por Carmona, y ofrecerle ciertas ciaves para su interpretación. Cuenta además con una rica y variada compilación arqueológica formada desde las excavaciones realizadas en el área urbana, de cuyo estudio se deriva un conocimiento profundo de la historia de la urbe, desde el III Milenio ya antes de nuestra era, hasta la actualidad.